Domingo II de Adviento

Ciclo B

10 de diciembre de 2017

Desde el principio, la persona. Jesús, el Cristo, el Hijo de Dios. San Marcos nos introduce inmediatamente a entender que se trata de un plan previsto. Lo que aparecía en las antiguas profecías se vuelve palpable. Aquí tenemos al mensajero, que prepara el camino. Juan el Bautista, que llama al arrepentimiento y bautiza. Es verdad que él prepara, pero su propia actividad es el cumplimiento de algo anterior, que ya estaba preparado. Isaías había hablado. También Malaquías. Y cada uno de ellos había sido llamado, también, por su parte, desde etapas anteriores de su vida, y hundiéndose su propia historia en la profundidad del tiempo: en el llamado de Moisés, para liberar al pueblo de la esclavitud, y antes, en el de Abraham. De hecho, aún la preparación misma del pueblo en el que habría de nacer el Mesías hallaba su más remota raíz en algo anterior, absolutamente primario. En el amor de Dios, que creó. En el principio. Antes aún de Adán y su pecado. Por eso en el principio sólo puede estar la persona: el Hijo de Dios, en el que la figura de la salvación prevista desde toda la eternidad habrá de hallar su cumplimiento.

Nosotros hoy también preparamos. La Liturgia nos entrega la estructura perfecta para alinear el culto del corazón a los ciclos de los tiempos. Recordamos un nacimiento, preparado por María, por José, por toda una generación de piadosos judíos, y por generaciones y generaciones que conocieron desdichas, fracasos y culpas, pero que no dejaron de esperar, apoyados en la palabra de Dios. Porque la palabra es promesa: por eso esperamos. Porque la palabra misma es inicio, y constituye el ancla segura en donde podemos establecernos. Así, también nosotros preparamos espiritualmente el nacimiento. Sin saberlo, aún nuestros pueblos lo anhelaron, cuando aspiraron al Evangelio, y cuando, entre las rosas del Tepeyac, pudieron comprenderlo como la novedad que confirmaba el deseo. Ahora mismo, nosotros lo preparamos en la perspectiva de fiestas entrañables, que nos reúnen como familias y nos orientan a perseverar en la nobleza.

Sin embargo, lo que preparamos es, en realidad, algo siempre más grande. La Iglesia nos enseña a esperar, porque conoce un futuro delineado desde lo más remoto del tiempo, y ofrecido para todos como lo totalmente último. El día del Señor llegará como los ladrones. Y nosotros siempre hemos de estar preparados para él. Y puesto que todo va a ser destruido, hemos de pensar con cuánta santidad y entrega debemos vivir, esperando y apresurando el advenimiento del día del Señor. Desde el principio, la palabra ha orientado a la salvación. Y nosotros la preparamos hoy, también a través de la modesta preparación del tiempo litúrgico, sabiendo que el consuelo de Dios llega a nosotros no como una ilusión, no como un ideal, sino con el realismo de nuestra carne, de nuestra sangre y de nuestro espíritu. Ahí donde hay un deseo, ahí donde hay un dolor, ahí donde hay un amor, ahí están ejecutándose la preparación y el cumplimiento. Ahí la voz del Bautista cobra sentido para nosotros, y vuelve a ser camino de sabiduría para que el Evangelio suceda.

Preparemos. Permitamos que la voz conmovedora del amor nos hable al corazón, y entendamos que no somos siervos ni estamos condenados al pecado. Parece aún un tímido amanecer, pero la gloria del Señor se va anunciando, y terminará por alcanzar a todos los hombres. Seamos nosotros mismos los que no sólo nos sorprendemos al verla llegar, sino los que, madrugando en la esperanza, gozamos ya de la certeza del sol. “Aquí está su Dios. Aquí llega el Señor, lleno de poder, el que con su brazo lo domina todo”. Que llegando nos encuentre preparados, arrepentidos de nuestros pecados y listos para emprender la novedad del Reino, para dejarnos encender del Espíritu Santo. Y aunque ni Juan fuera digno de inclinarse ante Él para desatarle la correa de sus sandalias, él mismo se digna llegar hasta nosotros en humildad y silencio, con gesto amable y ternura desarmante. Toda la belleza de Dios nos quiere alcanzar, y Él mismo quiere que nos preparemos a recibirla con la delicadeza de la compasión y la ternura.

Preparémonos. Como personas, como familias, como sociedad, como humanidad. Dejándonos convencer por la austera figura del precursor, que su voz sea la alarma que nos despierte a la esperanza y a la diligencia, al perdón y a la reconciliación, al compromiso y a la vida nueva, a la rectitud de los senderos y a la superación de los obstáculos. Como corderitos recién nacidos, rescatados en su principio, permitamos que nos proteja el pastor digno de confianza. Él mismo se hará pequeño, y querrá enseñarnos a proteger y consolar desde su cuna inocente. Preparémonos al amor, a la dulzura y al bien, arrepentidos de nuestras faltas y enfilados hacia la vida.

Lecturas

Del libro del profeta Isaías (40,1-5.9-11)

“Consuelen, consuelen a mi pueblo, dice nuestro Dios. Hablen al corazón de Jerusalén y díganle a gritos que ya terminó el tiempo de su servidumbre y que ya ha satisfecho por sus iniquidades, porque ya ha recibido de manos del Señor castigo doble por todos sus pecados”. Una voz clama: “Preparen el camino del Señor en el desierto, construyan en el páramo una calzada para nuestro Dios. Que todo valle se eleve, que todo monte y colina se rebajen; que lo torcido se enderece y lo escabroso se allane. Entonces se revelará la gloria del Señor y todos los hombres la verán”. Así ha hablado la boca del Señor. Sube a lo alto del monte, mensajero de buenas nuevas para Sión; alza con fuerza la voz, tú que anuncias noticias alegres a Jerusalén. Alza la voz y no temas; anuncia a los ciudadanos de Judá: “Aquí está su Dios. Aquí llega el Señor, lleno de poder, el que con su brazo lo domina todo. El premio de su victoria lo acompaña y sus trofeos lo anteceden. Como pastor apacentará su rebaño; llevará en sus brazos a los corderitos recién nacidos y atenderá solícito a sus madres”.

Salmo Responsorial (Del Salmo 84)

R/. Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos al Salvador.

Escucharé las palabras del Señor,
palabras de paz para su pueblo santo.
Está ya cerca nuestra salvación
y la gloria del Señor habitará en la tierra. R/.

La misericordia y la verdad se encontraron,
la justicia y la paz se besaron,
la fidelidad brotó en la tierra
y la justicia vino del cielo. R/.

Cuando el Señor nos muestre su bondad,
Nuestra tierra producirá su fruto.
La justicia le abrirá camino al Señor
e irá siguiendo sus pisadas. R/.

De la segunda carta del apóstol san Pedro (3,8-14)

Queridos hermanos: No olviden que para el Señor, un día es como mil años y mil años, como un día. No es que el Señor se tarde, como algunos suponen, en cumplir su promesa, sino que les tiene a ustedes mucha paciencia, pues no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan. El día del Señor llegará como los ladrones. Entonces los cielos desaparecerán con gran estrépito, los elementos serán destruidos por el fuego y perecerá la tierra con todo lo que hay en ella. Puesto que todo va a ser destruido, piensen con cuánta santidad y entrega deben vivir ustedes esperando y apresurando el advenimiento del día del Señor, cuando desaparecerán los cielos, consumidos por el fuego, y se derretirán los elementos. Pero nosotros confiamos en la promesa del Señor y esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en que habite la justicia. Por tanto, queridos hermanos, apoyados en esta esperanza, pongan todo su empeño en que el Señor los halle en paz con él, sin mancha ni reproche.

R/. Aleluya, aleluya. Preparen el camino del Señor, hagan rectos sus senderos, y todos los hombres verán al Salvador. R/.

Del Santo Evangelio según san Marcos (1,1-8)

Este es el principio del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. En el libro del profeta Isaías está escrito: He aquí que yo envío a mi mensajero delante de ti, a preparar tu camino. Voz del que clama en el desierto: “Preparen el camino del Señor, enderecen sus senderos”. En cumplimiento de esto, apareció en el desierto Juan el Bautista predicando un bautismo de arrepentimiento, para el perdón de los pecados. A él acudían de toda la comarca de Judea y muchos habitantes de Jerusalén; reconocían sus pecados y él los bautizaba en el Jordán. Juan usaba un vestido de pelo de camello, ceñido con un cinturón de cuero y se alimentaba de saltamontes y miel silvestre. Proclamaba: “Ya viene detrás de mí uno que es más poderoso que yo, uno ante quien no merezco ni siquiera inclinarme para desatarle la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero él los bautizará con el Espíritu Santo”.